Únete a la conversación:
La paradójica Ley de Cookies

La paradójica Ley de Cookies

La aplicación de la estúpida, (si, estúpida), nueva “Ley de Cookies” requiere una cookie para recordar el hecho de que un usuario anónimo no quiere cookies. ¿Para que hace falta una ley cuando todos los navegadores incluyen la opción de no aceptar cookies? Para los que aun no lo sepan dicha ley indica que las todas páginas web deben informar y conseguir el consentimiento previo del usuario para la instalación de cookies. El incumplimiento puede implicar una multa de hasta 150.000 euros. Habría que aclarar que técnicamente no es una ley, sino un apartado de un artículo de la LSSI y que se redactó para adaptarse a una directiva europea. Desde que se anunció se han sucedido un gran número de críticas, tanto por la dificultad de su aplicación como por su poca utilidad práctica. Esto demuestra lo extremadamente ignorantes que pueden llegar a ser los que proponen algunas leyes, sobre todo cuando estas nacen con un único fin recaudatorio. Los políticos demuestran su ineptitud en el peor de los momentos estableciendo una barrera más para los negocios en la Red. Esta normativa constituye una clara desventaja competitiva en los negocios de las empresas españolas y europeas frente al resto del mundo. A la administración pública la absurdidad de la norma le importa bien poco, básicamente porque ella no se la aplica. Al parecer el Congreso, los Ministerios, Ayuntamientos, Comunidades Autónomas… están exentos. Aconsejamos consultar este artículo de Pablo Burgueño para los que estéis interesados en el tema:...
Trabaja gratis. Más claro, agua

Trabaja gratis. Más claro, agua

Entre vergüenza torera e indignación es lo que sentimos al ver la oferta de ¿trabajo? de una empresa de cuyo nombre no queremos acordarnos (sólo la retendremos en la memoria para aconsejar a los amigos no trabajar ni con ella ni en ella). Estos caraduras buscan un experto en medios sociales. Trabajará 20 h por semana y sus funciones serán desarrollar y ejecutar estrategias de comunicación, dinamizar redes sociales y comunidades virtuales, crear y mantener un mapa de bloggers influenciadores y crear y presentar informes de resultados. La oferta está bien ¿verdad? Cualquier experto en medios sociales estaría contento por ofrecer su experiencia (de experto) en un trabajo así. Solo que el anuncio cruje cuando llegamos a la remuneración ofrecida: 0 euros. Que en la empresa sean unos malandrines que se aprovechan de la coyuntura no es nuevo. En los 80 ya empezó el truque “soy una gran agencia, tú un simple estudiante; si quieres trabajar aquí a cambio de aprender y presumir delante de tus compañeros de carrera no te pagaremos un duro y si eres bueno, dentro de seis meses empezarás a cobrar el sueldo mínimo”. Y los hijos de la clase media acudieron en tropel, creando un agravio comparativo con los que no se podían permitir el lujo de trabajar sin cobrar. Y de aquellos lodos, estos barros. Volviendo al anuncio de marras,  lo peor no es que unos aprovechados busquen un “experto en medios sociales” por 0 euros (que no pague alquiler, que tenga un tío en un súper que le pase comida, al que le guste caminar para no pagar transporte… ). Lo que mantiene este...
Consultar el móvil recién levantado de la cama

Consultar el móvil recién levantado de la cama

Eso es lo que hace el 74% de los encuestados entre los 18 y los 44 años por la International Data Corporation (IDC) para Facebook. La encuesta se realizó en marzo de este año en Estados Unidos y arroja otros datos interesantes que demuestran lo imbricados que están en la sociedad norteamericana los smartphones y Facebook.  Por ejemplo, que la mayor parte del tiempo que los usuarios pasan en la red se lo pasan revisando las noticias (16,4 minutos de media por día). Las dos siguientes actividades más populares son la mensajería de Facebook (9,5 minutos), actualizar el estado o publicar una foto (6,6 minutos/día). Lo mayoritario es entrar en Facebook varias veces al día para leer las noticias (63% de los encuestados), jugar (52%) y buscar aplicaciones nuevas. Lo más curioso es que los encuestados tendían más a buscar juegos y aplicaciones que a interactuar con los amigos comentado fotos o actualizaciones, un comportamiento poco social. Respecto a Facebook. los que entran varias veces al día lo hacen para controlar las noticias del muro (63%) y jugar (52%). Como dato curioso, los encuestados eran más propensos a buscar juegos o aplicaciones que a interactuar con amigos, comentar fotos o actualizaciones de estado, lo que parece indicar que no todos los comportamientos en una red social es necesariamente...
Señora, al rico community manager, que me lo quitan de las manos…

Señora, al rico community manager, que me lo quitan de las manos…

Muchas empresas han llegado a la conclusión de que deben tener presencia en las redes sociales porque todos están, pero sin tener claras las ventajas de dialogar directamente con sus consumidores y prospects. Por este motivo buscan pagar lo menos posible, porque no son conscientes de que es una inversión, no un gasto. Es aquí cuando aparecen las empresas que ofrecen paquetes de gestión en una más que discutible guerra de precios. “Creación de perfiles en Facebook y Twitter; 15 publicaciones al mes; tácticas de captación, dinamización y retención; atención de alertas y solución de crisis; acción promocional de fidelización; 2 promociones de posts para aumentar alcance; informe cuantitativo… 199€/mes”. Que me perdonen, pero este tipo de ofertas desprestigian la profesión y llevan a engaño. Si una marca se plantea entrar en las redes sociales es para dialogar con su comunidad de seguidores, fidelizarlos y rentabilizarlos. Si se limita a pegar mensajes sin escuchar a los usuarios es que no ha entendido de que va esto. Por ese precio, además, solo se podría incluir a duras penas 5 ó 6 horas mensuales de un community manager. De un social media strategist o un social media analyst ni hablemos. Esto es como cuando algún espabilado para ahorrarse pagar a una agencia de publicidad contrataba a un diseñador gráfico. ¿Y el trabajo del director creativo, el del copy, el del planner… quién lo hacía? Los responsables de la gestión de las redes sociales de una empresa son su voz y oído en ellas. ¿Dejaríamos que cualquier persona mal pagada tuviera tanta responsabilidad? Nos encantan los churros, pero los de churrería. Los de pretendidas...
“¿Debo estar en Facebook?”

“¿Debo estar en Facebook?”

Así titulamos la charla que dimos el jueves pasado en la jornada “Transformar la estrategia comercial y de marketing para ser competitivos“, organizada por Iniciativa Pymes en Barcelona. Compartimos jornada con excelentes profesionales del comercio electrónico, la estrategia, la auditoría comercial y la identidad digital, entre otros. Alrededor de cien profesionales interesados en mejorar sus empresas y su competitividad estuvieron atentos a lo que teníamos que decirles. Por nuestra parte, y resumiendo mucho, les explicamos que sí hay que estar en redes, pero no de cualquier manera y en cualquier plataforma. Que debían estar donde está su público objetivo y que, como surfistas de Tarifa, deben subirse a la ola del 2.0 y aprovechar la energía que nos brinda. Y que lo primero que hay que hacer, antes de iniciar la andadura en redes sociales, es sentarse con profesionales de estos medios y hablar sobre el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y, por encima de todo, el por qué. Las cinco W de siempre siguen vigentes para construir el relato. Fueron 30 minutos de exposición, lo justo para explicar el ABC de los medios sociales. Pero suficiente también para que el auditorio se interesase y pusieran en común sus dudas a base de preguntas. Nos fascina lograr ese grado de implicación cuando damos una charla porque significa que hemos conseguido impulsar lo que siempre estamos persiguiendo: la...
¿Tuiteará mejor el nuevo Papa?

¿Tuiteará mejor el nuevo Papa?

A principios de diciembre del pasado año el Vaticano comunica que Benedicto XVI ha abierto una cuenta en Twitter: @pontifex. Esta decisión, según manifestaron, tenía como objetivo estar presente en el nuevo espacio cultural virtual que se produce en las redes sociales. Curiosamente la noticia no se comunicó a través de medios digitales sino en una rueda de prensa a la que se convocó exclusivamente a medios tradicionales. Esta primera medida ya anticipaba que desde la Iglesia se concebía a Twitter como un medio de comunicación y no como una red social. Chocaba también que la creación de la cuenta no fuera acompañada del primer tuit. Hubo que esperar 9 días para leer el primer mensaje del Papa. Otro de los motivos que declararon era reflejar que la Iglesia, más allá de predicar “una verdad”, desea escuchar a los otros. ¿Cómo querían que escuchara si decidieron que no seguiría a ningún perfil más que a sus propias ocho cuentas en otros idiomas para que nadie se sintiera despreciado o atacado? Gran error, las redes sociales son, básicamente, conversación. Estaba contraviniendo una de las tres reglas no escritas del buen twittero: seguir a otras personas. Pero tampoco contempló las otras dos. Ser original e interesante para conseguir que retuiteen tus mensajes y escribir con frecuencia. Básicamente reproducía frases del Ángelus del domingo o de la audiencia de los miércoles. No parece ni original ni interesante lo que demuestra que apenas los retuitearan el 1,5% de sus seguidores. Respecto a la frecuencia, apenas 38 mensajes en tres meses. Muy poco cuando, en teoría, iba a contestar preguntas que se le hicieran...

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies (“galletitas”) propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la “publi”. Tenemos una política de cookies estupendísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que la aceptas y te parece superguay y todo eso. Si no te parece bien, huye rápidamente y vuelve por donde has venido. Pincha el enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este rollo de mensaje solo sale una vez.

CERRAR